Ultima modificación: 18/12/2018
Ministerio de Comercio
-A A +A

CINCO OPCIONES PARA INVERTIR $1 MILLÓN

Imagen: El Heraldo
El ahorro, la incursión en bolsa y hasta la economía de subsistencia son posibilidades para generar ingresos.
 
Un millón de pesos representa el 52 % de los gastos promedios de los hogares colombianos, de acuerdo con el Dane y su reciente documento ENPH aplicado en las 32 ciudades capitales y municipios del país. Es decir, que una familia en promedio tiene un gasto mensual de $1.909.000.
 
Y hoy, un millón de pesos es la bonificación estimada que recibirán en diciembre aquellos empleados colombianos que tienen ingresos de 2,5 salarios mínimos legales, según el contador Javier Luis.
Con la llegada de diciembre, cuando el gasto se estimula y se confirma que el comprador nacional es más emocional que racional, según afirma Camilo Herrera, experto en mercado, es importante tener en cuenta cómo ahorrar o invertir un millón de pesos.
Asobancaria indica que en el país hay más de 62 millones de cuentas de ahorro, cuyo saldo supera los $165 mil millones. En certificados de depósito de ahorro a término (CDTA) y certificados de depósito a término (CDT), hay 1.240.589 cuentas entre ambas modalidades, con un saldo mayor de $150 mil millones, y pertenecen a personas que ganan entre 11 y 110 salarios mínimo mensual vigente. El CDT es solo una de las cinco opciones para ahorrar o invertir.
 
Ahorro fijo con los CDT y CDTA
 
Un certificado de depósito a término (CDT) es un ahorro que se realiza a un plazo determinado y con el cual se genera rentabilidad a una tasa de interés fija o variable. El CDT se puede disponer del dinero invertido una vez termine el plazo pactado e implica unas condiciones como las de circulación y negociación. Los certificados de depósitos de ahorro a término (CDTA), en cambio, permiten guardar el dinero a un término fijo, obtener rendimientos y redimirse en menos tiempo que un CDT, y en algunas condiciones tasas de interés superiores a las de ahorro.
 
Después de realizar el depósito de dinero en un banco o gestionados a través de plataformas digitales, que la entidad ofrezca, y se cumpla el plazo recibirá el dinero de vuelta con un valor adicional que dependerá de la rentabilidad que se ofreció. Un ejemplo, puede ser si deposita en un CDT un millón de pesos para retirar en 60 días, con una tasa fija de 4%, el rendimiento será de $7.500, y no incluye los costos administrativos de la entidad en la que lo depositó.
 
Fintech, una puerta a mercados de capital
 
Adriana Castro, Ingeniera de Sistema, esposa de un experto en finanzas, decidió hace siete meses iniciarse en la inversión de capitales, pero lo hizo desde la perspectiva del ahorrador. Su inversión comenzó con un millón de pesos y a través de las Fintech, empresas prestadoras de servicios financieros a través de la tecnología. Castro cuenta que a través de la aplicación Ualet encontró la forma sencilla para ahorrar e invertir de una “forma fácil”. “Primero me da la garantía que está vigilada por la Superintendencia Financiera. La aplicación te guía para definir qué perfil de ahorrador e inversionistas eres. Se puede iniciar con $10.000. En mi caso no veo los rendimientos cada mes, lo haré en tres años. Sí tengo claro que aquí hay mejores rendimientos que en un certificado de depósito a término (CDT)”. Leopoldo Forero, fundador de Ualet, explica que la aplicación se puede descargar gratis, permite ahorrar e invertir poco a poco en cinco de los mejores fondos de capitales del país”.
 
Fondos de inversión colectiva
 
Los fondos de inversión colectiva (FIC), también forma parte del abanico de opciones que tienen los pequeños inversionistas. Según Alejandro Useche, MBA de la Universidad del Rosario, esta modalidad permite a través de una fiduciaria o corredores de bolsa el acceso a activos de los mercados financieros. Según el experto, los FIC permiten realizar inversiones diversificadas, en algunos casos desde $20.000 a dichos activos. Agregó que a través de esta figura puede acceder a un portafolio de acciones que representan a las compañías del país. Sin embargo, debe tomar en cuenta son títulos de renta variable; es decir, que las acciones pueden subir o bajar de precio a través del tiempo.  Ludwing Cubillos, director de Investigaciones Económicas de Fiducoldex, explica que en el Fondo de Inversión Colectiva 60 Moderado, el cual, en el último año ha rentado a tasas de 5%; es decir, que una persona que invirtió 1 millón de pesos el 1 de enero de 2018, al día de hoy tendría $1.108.109.
 
No pierda de vista el ‘crowdfunding’
 
Mauricio Hoyos, emprendedor e inversionistas colombiano y cofundador de una red transaccional que le permite a la población no bancarizada a acceder servicios financieros, sugiere que con un millón de pesos se puede promover el ‘Crowdfunding’. Este modelo, que es definido como financiación colectiva para empresas, está en etapa de regulación en el país y cuenta con un decreto marco orientado por la URF, entidad adscrita a Minhacienda.
Mauricio Hoyos invita a que entre varias personas, que tengan cada una un millón de pesos se pueden unir para obtener primero un mayor presupuesto. “No es lo mismo un millón que reunir $10 millones, y esa unidad entre esas personas y con ese recurso pueden generarle valor a una empresa que necesite un dinero para  un proyecto específico”. En Colombia se han creado plataformas tecnológicas y la Superfinanciera está invitando a que se inscriban para cumplir requisitos.
 
Inversión libre y de subsistencia
 
Con un millón de pesos algunas familias, como la que conforman Leonardo Julio y Awalquiria García y sus tres hijos menores, invierten para generar retornos que ayuden a pagar arriendo, alimentación y generar otros ingresos. Mientras García trabaja en una isla de un centro comercial en Soledad, Julio prepara yogur casero que combina con frutas, y a esta actividad destinan la inversión.
 
Los negocios de gastronomía pueden dejar márgenes de rentabilidad de hasta un 30%, dice José Bedoya, del área de microfinanzas de la Fundación Mario Santodomingo. Los créditos que ofrecen–precisa Bedoya– tienen un tope de hasta dos salarios mínimos legaleles, y se ofrecen a pequellos pequeños empresarios, como los Julio García. “Ellos hacen parte de un 90%  de clientes que consideramos de economía de subistencia”, agrega Bedoya.
García dice que en promedio, $600.000 son para materia prima y venden yogures por tamaño y pedido. “En promedio vendemos 200 al mes y las ganancias son de $800.000”.
 
Lo que debe saber antes de invertir su dinero
 
Cuando se quiere invertir, sin importar el monto, se debe considerar primero, la relación entre el riesgo asumido y el retorno esperado. Por lo general a mayor riesgo en la inversión mayor debería ser el retorno que esta ofrece; son pocos los casos en el que el riesgo es mínimo y la ganancia alta, explica Julián Villamizar, asesor bursátil. “Se debe revisar con mucho cuidado cuando usted recibe una oferta de una tasa de rentabilidad alta con muy bajo riesgo o como común mente se dice, casi segura”. El segundo aspecto por considerar es el perfil de riesgo del inversionista.  “No todas las personas están dispuestas a asumir el mismo nivel de riesgo a cambio de una determinada rentabilidad.  Por lo general las personas no suelen asumir riesgo”, agregó Villamizar. María Teresa Macías, docente de finanzas de la Universidad de la Sabana, precisa que toda decisión debe estar argumentada en información real, estudiaba y planificada a las necesidades. “Muchas veces las personas se dejan cegar y dicen que el asesor financiero es el que sabe y es el experto, así que deciden hacerle caso.  Esto es un error gravísimo. Usted debe entender muy bien de qué se trata la inversión que hará porque lo que está en riesgo es su patrimonio personal y familiar”, explica Macías. Alejandro Useche, director MBA de la Universidad del Rosario, agrega que antes de hacer cualquier tipo de inversión es necesario que evalúe con detenimiento las finanzas de su hogar.
 
Si tiene alguna deuda pendiente, dice Useche, siempre será preferible que esta sea saldada para aliviar sus finanzas personales. Pero si tuvo un ingreso adicional como una bonificación de fin de año, sugirió tenerlo como un fondo de reserva.